La Rioja, Jueves 17 de Agosto de 2017

La Rioja

Calles

Seleccione una letra del Alfabeto

Difunta Correa

Descripción:

Clasificación: Calle
Sentido:
Límites:
Barrio:
Legislación:

Reseña:

La Difunta Correa encierra una profunda e impactante historia de amor y fidelidad, y es hoy el fenómeno social – religioso extra-Iglesia, mas importante de América Latina.

QUÉ MISTERIO ENCIERRA LA DIFUNTA CORREA?
¿Qué hace que centenas de miles de creyentes todos los años visiten el lugar de su martirio y su muerte y manifiesten a quienes los quieran escuchar su fé basada en milagros que afirman le concedió “la difuntita”? ¿ Que hace que familias enteras año a año vengan a visitar Vallecito no solo desde todos los departamentos de la Provincia de San Juan, sino también desde todos los puntos cardinales de Argentina, y desde los países hermanos de América Latina, y aún desde todos los diversos continentes? ¿Cual es el misterio humano de amor que la proyecta trascendente hasta hoy a mas de 150 años de su muerte? ¿ No será que con el simbolismo de su muerte nos está dando un mensaje para este tiempo? La imagen retenida por el pueblo es el de una mujer que yacía en los cerros y como la última expresión del amor de madre, sabiéndose cercana a la muerte, apretó a su hijo hacia su pecho y murió amantándolo, y ya muerta continuó su hijo alimentándose del pecho materno. Así los encontraron y así lo relataron los arrieros. Pero hay mas, mucho mas en la historia de la “Difunta Correa”.

Los inicios
TIEMPOS DE ABUSOS Y DE VIOLENCIA

Los hechos ocurrieron aproximadamente entre las décadas de 1840 y 1850, y la fecha tope que estimo pueden haber ocurrido estos hechos es hasta 1854, o sea con seguridad hace mas de ciento cincuenta (150) años. Se vivieron las luchas fraticidas entre “unitarios” y “federales”, y en todo el país las batallas llenaron de sangre el suelo argentino. Los jefes de tropas y de montoneras abusaban abiertamente de la población civil sometiéndola a sus violentos desmanes, y así terminada la batalla solían dedicarse a saquear al pueblo vencido y a violar a sus mujeres. De la regla del sufrimiento, injusticia y barbarie de aquellos tiempos no pudo salvarse la familia de Deolinda Correa.

POR QUE SE LANZO AL CAMINO LA DEOLINDA CORREA CON SU HIJO EN BRAZOS.
En General todos los escritos que hay sobre el tema y toda la tradición oral coinciden en lo mismo: Una tropa montonera venida desde La Rioja pasó por San Juan para reclutar tropa y vituallas, las mercaderías las robaban a la fuerza, y a los hombres jóvenes los reclutaban a la fuerza. Y así reclutaron a Baudilio Bustos el joven esposo de Deolinda Correa. Dice la tradición que Baudilio Bustos se resistió a ser reclutado e incluso que huyó y tras de él lo fueron a prender la tropa montonera. Ante ello Deolinda Correa quedó desamparada.

REQUERIMIENTO DE AMOR DE UN COMISARIO.
La Difunta Correa habría sido una mujer linda, de buen porte, y “se dice que por aquellos tiempos había en la zona un comisario que quería requerir de amores a la joven esposa y madre Deolinda Correa” Y al pasar el reclutamiento “la leva” como se le llamaba entonces, para incorporar nuevos soldados a las fuerzas montoneras, reclutan al joven esposo Baudilio Bustos y lo quieren llevar por la fuerza. La tradición dice que fue contra su voluntad. ¿No podía ser que sabía necesaria su presencia para proteger a su joven esposa del acoso del Comisario del pueblo?. Al quedar desamparada sin su esposo indudablemente corría peligro. Su futuro cierto, tarde o temprano era ser mancillada,y convertirse en concubina obligada del Jefe de la zona. Y es indudable que ella amaba a su esposo. El ser humano dice la verdad de su vida por sus actos. Ella amó a su hombre hasta la muerte…..
Solo se abrían ante Deolinda dos caminos: aceptar al otro hombre que no era su marido y convertirse en amante infiel, o huir siguiendo la ruta seguida por la montonera con la esperanza de aguantar la sed entre aguada y aguada, y encontrarse con algunos arrieros que la ayudaran a llegar a las bases riojanas de las tropas Montoneras, y por lo menos convertirse en una de las tantas mujeres que solían seguir fielmente a sus hombres en los campamentos. Y es así que sale con su hijo en brazos siguiendo el camino de la tropa que había llevado a su marido.
Se habría ido con el niño pues no podía dejarlo en ningún pariente o vecino porque corría el seguro peligro de que el comisario convirtiera a su hijo en rehén, para exigir el regreso de Deolinda y la entrega abominable en su lecho. El peligro que correría su hijo en poder del Jefe policial en caso de no volver Deolinda, es la explicación lógica y coherente del porqué Deolinda Correa, al seguir tras los pasos de su esposo, no dejó al niño en la casa de cualquier pariente o vecina generosa, en vez de hacer correr a su hijo, el peligro de los cerros, el desierto y tal vez la muerte. Esta es la versión de la tradición oral.

DEOLINDA CORREA SALE A ENFRENTAR LA MUERTE POR SER ESPOSA FIEL.
Ante la situación insostenible, Deolinda Correa salió tras los pasos de su esposo llevando en, los brazos a sus hijo. Para reconstruir la posible verdad, tenemos que detenernos a analizar con los datos que estrictamente nos ofrece la tradición oral, en que condiciones inicia la travesía. Lo hace sin animales y con ropa liviana, solo una botella de agua, y es extraño que no hubiera tenido un caballo o tal vez un burro para montar en él y salir tras los pasos de su esposo. Comenzó el viaje con ausencia total de cualquier previsión o preparativo. Ello nos hace deducir que salió con urgencia, tal vez huyendo. No hay un solo elemento en la tradición oral cualquiera sea su vertiente, que nos dé una idea de un mínimo de previsión tomada para soportar ella y el hijo un posible largo viaje. Todo dá la idea de una partida súbita, de una huída; no puede deducirse otra explicación ante la urgencia y el desamparo con los que parte….. No hay otra explicación que ya conocido el reclutamiento del esposo, la indefensión de Deolinda….., la pronta llegada del Comisario o de una partida de los hombres del Comisario, Deolinda huye del mal…..

DESDE “LA MAJADITA” (DEL HOY DEPARTAMENTO 9 DE JULIO) RUMBO A LA RIOJA
Habría salido desde su casa en calle Dos Álamos ubicada en la zona denominada La Majadita del hoy Departamento 9 de Julio de la Provincia de San Juan que desemboca en el río San Juan cruzando posiblemente en una balsa dirigiéndose a “Villa Independencia”, antigua zona capital de Caucete. Desde allí habría querido seguir el camino de la tropa montonera y queriéndose ocultar porque iba huyendo, se habría perdido entre los cerros y médanos deambulando sin rumbo antes de encontrar “Vallecito”, a donde habría llegado exhausta y sin agua ya en los límites de su fuerza y de su vida.- Allí habría subido al cerro mas alto del lugar, y sin encontrar ninguna esperanza de vida baja hasta el río seco, se sienta, y en su última expresión de amor abraza a su hijo hacia su pecho, trata de darle de mamar y le pide a Dios por su hijo, y mientras va muriendo de sed sigue alimentado y saciando la sed del niño….
Y así los encontraron los arrieros.
Esto habría ocurrido en la primavera avanzada, con un sol calcinante, que en los cerros sanjuaninos produce temperaturas sofocantes que no se pueden aguantar sin resguardo. Y así entre soles quemantes y el martirio de la sed habría muerto Deolinda Correa. Murió por amor, por ser fiel siguiendo a su esposo. Murió amamantando a su hijo. Murió como ejemplo de amor a dos grandes amores en la vida de una mujer: su esposo y su hijo.

El Gran Milagro de la Cuesta de las Vacas
PEDRO FLAVIO ZEBALLOS - “EL ARRIERO DEL MILAGRO”.
Cuando los arrieros encontraron a la Difunta Correa, la enterraron y pusieron una cruz. También dice la tradición y algunos documentos encontrados que en las últimas décadas de 1800, ya era conocida por la transmisión oral en las noches de fogones arrieros, el coraje y el amor de la Difunta Correa, aquella difunta que por ser fiel mujer habría encontrado la muerte, y que por aquel entonces se le habrían pedido gracias a la “difunta Correa” y ésta las habría concedido. Así hay una misa encargada en su nombre en 1883 y una lápida que dice (con error de ortografía) “Recuerdo de gratitud y justicia a la caritatiba alma Difunta Correa Q.E.P.D. Junio de 1895”. O sea, hacia fines de 1800 ya se conocía a la “Difunta Correa” como alma que concedía favores.
Pero fue en el año 1898 en el que la Difunta Correa produce un gran milagro que por su asombrosa realidad trascendió todos los pueblos de argentina y corrió la fama por toda Latinoamérica. Sobre este milagro si bien es el mas conocido pues desde allí se extendió la fama de la Difunta Correa, su conocimiento era muy difuso porque no se había precisado ni época en que se hizo ni a quienes se les hizo, lo que llevaba la confusión al punto que algunos autores llegaron a escribir erróneamente que fue hecho el milagro a los arrieros que la encontraron. Ello es absolutamente erróneo pues el gran milagro fue hecho aproximadamente 50 años después de la muerte de la Difunta Correa.
Había por aquellos tiempos un arriero conocido en el Oeste Argentino, Don Pedro Flavio Zeballos, también llamado por un autor Flavio Estanislao Zeballos, y conocido también como “Don Claudio”. Su fama se extendía por Córdoba, Santiago del Estero, la Rioja, San Juan, San Luis y Mendoza, y que solía llevar ganado a Chile donde existía un mejor precio para la carne vacuna. Había sido contratado por una señora radicada en Córdoba para llevar quinientas cabezas de ganado a Chile y venderlas. “Don Claudio sale con su gente y con su tropa a cumplir el encargo y se dirige al Oeste. Pasados unos días de marcha y ya atravesando San Juan, decide hacer noche acampando en Vallecito” “Encontrándose acampado con sus arrieros y el ganado, comienza una gran tormenta, los animales se inquietan, hasta que ante el fragor inusitado de la tormenta los animales huyen espantados”. Basta un mínimo de imaginación parta contemplar un escenario de 500 animales espantados. Don Flavio Zaballos que era un gaucho de ley, habrá sufrido toda la angustia de tener que responder y perder toda la confianza, no solo de quien lo había contratado como baqueano y arriero para llevar su ganado a Chile-la viuda de Tello-, sino también la pérdida del prestigio y reputación ante los pobladores de varias provincias del Oeste Argentino ante quienes tenía fama de inquebrantable cumplidor. Ya nada le quedaría. Por aquella época ya habían mentas de los milagros que solía hacer aquella mujer que muriera en Vallecito amamantando a su hijo, la Difunta Correa; y contaba don Contreras Zeballos un nieto del arriero, que su abuelo y la tropa habían acampado a la altura de un barranco en la que había una cruz que indicaba la presencia de una difunta: era la cruz de la Difunta Correa.
El paisano que indudablemente creía que las almas de los difuntos fallecidos en gracia de Dios tienen poder, el poder que deriva de estar en unión con Dios, le pidió fervorosamente delante de los integrantes de su tropa: “Difunta Correa, te pido protejas a los animales y si los puedo recobrar te hago una manda (promesa), que vendré y te construiré una capilla para cubrir tu tumba y tu cruz”. Al día siguiente, pasada la tormenta salieron a buscar los animales. Es de imaginar el espíritu de aquellas gente, una gran tormenta había producido la estampida de los animales, y los mismos podrían encontrarse en cualquier lugar, habrían salido en las cuatro direcciones cardinales, y en la oscuridad y la tormenta, muchos habrían caído en barrancos, estarían quebrados o muertos, otros muchos perdidos en lejanías… pero la Difunta Correa había trabajado como una buena arriera celestial y encontraron a todos los animales juntos en una cuesta que terminaba en una quebrada, no se había perdido ni uno solo. Se había producido el primer gran milagro a pedido de Don Flavio Zeballos un hombre bueno y correcto y arriero de ley.
Era indudablemente un milagro. Un hecho que contradice la propia naturaleza de las cosas, pues ante un hecho extraordinario, al haberse espantado quinientos animales en una tormenta, lo absolutamente lógico y natural era la pérdida de una gran cantidad de ganado. Nadie puede en su sano juicio, imaginar que no habrían animales muertos o extraviados. En el mejor y mas optimistas de los escenarios, se podía esperar que las pérdidas no fueran cuantiosas, pero nadie, nadie pudo imaginar siquiera lo que resultó ser el Primer Gran Milagro, que de las 500 animales no se hubiera perdido ninguno. Indudablemente la Difunta Correa había cumplido, y leal arriera guió la totalidad del ganado hacia la quebrada donde fue encontrado. La quebrada era el final de una larga y empinada cuesta que desde entonces y para siempre se llamó “La cuesta de las vacas”. Y al arriero Zeballos con justeza podemos bautizarlo como “el arriero del milagro” ya vuelto de Chile don Flavio Zeballo cumplió “la Manda” y erigió la primera capilla que cubrieron la tumba Y LA CRUZ DE LA DIFUNTA CORREA.
Este gran milagro fue un reguero de pólvora que se extendió a todos los confines del país y aún de países limítrofes, y desde entonces todo arriero o viajero que pasaba por Vallecito visitaba la cruz de la Difunta Correa. Los transportistas de ese entonces que solían ser los arrieros llevando mercaderías en sus carretas, se transformaron con el tiempo y la era de las máquinas y motor en los transportistas de hoy, los camioneros, por eso que todo camionero que pasa por Vallecito visita La Difunta Correa. Hoy “La Difunta Correa” es motivo de estudio e investigación de Centros de estudios y Universidades de todo el orbe.
 

Barrios

Seleccione una letra del Alfabeto

Voy a tener suerte

Introduzca un Nombre

Localidades

Seleccione una Localidad del Listado

CallesdeLaRioja.com.ar | La Rioja | Argentina

Diseño y hosting: Luis Vilte