La Rioja, Domingo 18 de Agosto de 2019

La Rioja

Calles

Seleccione una letra del Alfabeto

Provincia de La Pampa

Descripción:

Clasificación:
Sentido:
Límites:
Barrio:
Legislación:

Reseña:

Antededentes Históricos
Los últimos hallazgos arqueológicos de Casa de Piedra testimonian la presencia del hombre en La Pampa desde hace 9.000 años. Los primeros pobladores del territorio, como sustrato étnico y prehistórico, fueron grupos tehuelches cuya distribución se extendió por gran parte de la Patagonia, incluyendo la actual provincia de La Pampa.
Los tehuelches, que dieron el sello a la primera etapa del período indígena, anterior al 1800, no tuvieron un dominio fuerte en el territorio. Su economía natural se sustentó en la caza de guanacos y choiques (ñandú) y la recolección de frutos silvestres. Se desplazaron por una dilatada geografía sin dejar rastros perceptibles, más allá de algunos testimonios de menor significancia.
El segundo período indígena tiene su apogeo entre los años 1834 a 1873, cuando grupos de mapuches o araucanos provenientes de Chile, realizaron la araucanización de los grupos autóctonos. Merced a la incorporación del caballo como medio de movilidad, se adentraron en este territorio, para implementar una economía basada en el pillaje y el saqueo a las estancias bonaerenses y conformaron los asentamientos aborígenes en lugares con abundante agua dulce, pasto, leña, sal, etc.; como Salinas Grandes (dominio de Calfulcurá), Leuvucó, Montes de Toay, etc..
Los ranqueles o ranquelinos ("gente de los carrizales") eran reconocidos en el año 1700. Eran agricultores cazadores de a caballo y realizaban el trueque con otras etnias. Su contacto con los tehuelchues y la similitud linguística con los mapuches los tornó un grupo heterogéneo.
Las campañas militares realizadas durante la Conquista al Desierto marcaron el ocaso del período indígena (año 1879), unos combatidos hasta el exterminio y otros condenados a la marginación y confinamiento en el desierto.
El poblamiento moderno comprende dos etapas:
a.La primera oleada pobladora (1880 a 1899): Se inició con la mensura de las tierras y el establecimiento de la red catastral. Se trata de inmigrantes nacionales procedentes de las provincias de San Luis, Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Santa Fé. La mayoría eran peones de estancias bonaerenses e indígenas apaisanados.La fuerte inmigración española que se registró a fines de la etapa, imprimió cambios que modificarían sustancialmente el paisaje y la identidad pampeana.
b.La segunda oleada pobladora comienza a principios del presente siglo, representa la "época de oro" de la colonización agraria y se refiere a la fuerte inmigración europea que llegó a poblar nuestras tierras, siendo el principal destino el sector oriental.
Debido a las leyes nacionales de inmigración, que pasaron del sistema de colonización al de arrendamiento, nuestro territorio se convirtió en receptor de numerosos grupos de inmigrantes que huyendo del hambre, la miseria y la persecución ideológica y social se aventuraron a la conquista de nuevos horizontes.
Llegaron españoles, italianos, alemanes del Volga, franceses, judíos, árabes, vascos; con el propósito de trabajar un extenso territorio. Muchos, al no poder ser dueños de la tierra por el injusto sistema de arrendamiento, que privilegiaba la posición de los grandes latifundistas, regresaron a sus países de origen o migraron a las grandes ciudades.
Simultáneamente con el tendido de las líneas férreas surgen muchos de los pueblos de la Provincia.
Desde el punto de vista cultural, y si se quiere espacial, se manifiesta una clara diferenciación, entre el Oeste cuyo sustrato tiene origen criollo, y donde aún se conservan elementos de la cultura aborigen, y el Este, la pampa gringa, la del inmigrante.
Con la paulatina valorización de las tierras, las actividades extensivas referidas a la economía pastoril, fueron convirtiéndose en comerciales: cría de ganado vacuno, monocultivo de trigo, etc.
En los últimos años la población de La Pampa ha recibido un último aporte de inmigrantes provenientes de provincias vecinas -especialmente Buenos Aires, Córdoba y Mendoza- como consecuencia de la caída de las economías regionales y crisis de sus productos.

Provincialización de La Pampa
La ley que transformó a los territorios nacionales de La Pampa y el Chaco en sendas provincias fue sancionada con el Nº 14037 por la Cámara de Diputados de la Nación el 20 de julio de 1951 y promulgada por el Poder Ejecutivo Nacional el 8 de agosto del mismo año. La presidencia estaba a cargo de Juan D. Perón, quien envió al Congreso el proyecto de ley, impulsado a su vez por una presentación que realizó Eva Perón al Senado de la Nación, en su carácter de presidente del Movimiento Peronista Femenino y "ejerciendo el derecho a peticionar que me acuerda el art. 26 de la Constitución Nacional", como afirma en el texto. La ley estipulaba la convocatoria a una Convención Constituyente, la que efectivamente reunida para sancionar la constitución pampeana, resolvió otorgar a la nueva provincia el nombre de su impulsora el 29 de enero de 1952. De esta manera se inició el proceso que dio lugar a la elección de Salvador Ananía como primer gobernador.
A partir de una frase de la presentación a que hacíamos referencia, podemos ubicar históricamente el esfuerzo que realizaron personas y movimientos provincialistas a lo largo de varias décadas. Señalaba Eva Perón en su nota que ambos territorios "hace tiempo que han cumplido sobradamente con las condiciones que para su provincialización exige la ley 1532". Nos interesa partir de esta ley y los alcances del término sobradamente allí aplicado.
La ley 1532, de creación de los territorios nacionales, fue sancionada en 1884, indicando claramente en su art. 4º que "Cuando la población de una gobernación alcance a 60.000 habitantes, constatados por el censo general y los censos suplementarios sucesivos, tendrá derecho a ser declarada provincia argentina". Según un informe del Boletín Demográfico Argentino, esa cifra habría sido alcanzada en 1906, pero el censo de 1912 es inapelable: 88.683 habitantes en La Pampa, los que sumaban 101.338 dos años después. Ahora bien, si las condiciones estaban cumplidas ¿por qué no se aplicaba la ley?. Esa misma pregunta se hicieron los que constituyeron el primer movimiento provincialista, conscientes de que la causa estaba en las presiones de grandes propietarios, la mayoría de ellos residentes en Buenos Aires, cuyos intereses -pensaban- serían afectados con mayores impuestos si La Pampa accedía a provincia.
Con el optimismo de abrazar una causa noble, los pioneros de la autonomía, provenientes de varias localidades, se congregaron por primera vez en un salón ubicado en la esquina nordeste de la plaza Mitre (hoy San Martín) de Santa Rosa, el 24 de noviembre de 1907. De ese encuentro quedó la imagen de una histórica foto con Marcos Molas, Luis Rogers, Salvador Perez, Florentino Marquez, Cristóbal Rollino, Francisco Lemme, Crispiniano Fernández (h), Juan Cabrera, Lino Perez, Arturo Guevara, Luis Camussi, Juan Lorusso, Santiago Ortiz, Lucio Molas, Miguel Duarte, Arturo Castro, Máximo Viniegra, Eudoro Turdera y Pedro Médici. No sin dificultades por las diversas opiniones sobre cómo influir en las autoridades nacionales y por las gestiones de los decididamente opositores a la provincialización, surgió el Comité Pro Autonomía.
Ese primer agrupamiento redactó y elevó al presidente Figueroa Alcorta el primero de numerosos petitorios confeccionados por ése y otros comités a lo largo de muchos años. En ellos se señalaban las razones que sobradamente existían para acceder a la autonomía. En primer lugar la derivada de la cantidad de habitantes y las cifras de producción agropecuaria. Y se agregó otra: la capacidad de los pampeanos para el gobierno propio, dado que sobre esa supuesta incompetencia se había edificado el principal argumento de negación. Tal capacidad se había alimentado de las elecciones de concejos deliberantes en los municipios, las únicas permitidas en el territorio, y del ambiente cultural que derivó de la vida artística, educativa y de la muy activa prensa territoriana.
Otras instancias organizativas del provincialismo fueron:
•En 1913 la Junta Central de La Pampa Provincia, orientada por Pedro Luro, que dos años después llevó 85 delegados de pueblos a Buenos Aires para gestionar directamente la autonomía ante el gobierno central.
•En 1918 El Comité de la Juventud Pro Autonomía de La Pampa y el Comité Metropolitano Pro Autonomía -este último con sede en Buenos Aires-, los que organizaron actos y movilizaciones de vecinos por las calles de Santa Rosa el año siguiente.
•En 1921 la Unión Provincialista, que presentó a las autoridades un documentado memorial donde se detallaba la historia del movimiento desde 1907 hasta entonces.
•Durante los últimos años de la década del 20 y primeros de la década del 30, el Comité Metropolitano, juntas provincialistas de las localidades y comités radicales organizaron convenciones, actos y expresiones de reclamo, con el liderazgo de Alberto J. Grassi. En estos años la acción se focalizó en el norte del territorio y se produjo la incorporación de los socialistas a los esfuerzos autonómicos.
•En la década del 40, como ocurriera desde los comienzos del movimiento autonomista, siguen presentándose proyectos de provincialización en el Congreso Nacional, todos con idéntica suerte por interposición de los viejos intereses o por la mezquindad de guardar el "equilibrio" de las provincias en el Senado, hasta la gestión que dio lugar a la ley 14037 en 1951.
En 1920, una circular de la Inspección de Escuela de Territorios Nacionales dispuso la realización de clases alusivas sobre la provincialización en las escuelas de La Pampa. En ellas debían citarse "las ventajas que traería sobre la vida cívica, social y económica". En realidad, esa Inspección estaba aprovechando el impulso de un proyecto de ley enviado por H.Yrigoyen al Congreso en 1919 creando la provincia de La Pampa, mensaje que el mismo presidente reiteró en 1921 y 1922 con resultado negativo. Podemos pensar en esas ventajas.
Por ser Territorio Nacional La Pampa no disponía de ingresos propios, es decir de sus rentas, cuyo destino final era las arcas nacionales. Dada su capacidad productiva, recaudaba un monto de dinero muy superior al que la Nación le otorgaba para el funcionamiento de la gobernación. Los provincialistas confiaban en que La Pampa, si entraba en posesión de sus rentas, tendría una sólida base financiera que podría aplicar en educación, vialidad, justicia, seguridad pública, obras y servicios públicos, etc.
En materia de derechos cívicos, a los pampeanos les estaba vedado tener representantes en las Cámara de Diputados y de Senadores, como asimismo elegir gobernador y presidente de la Nación. Por ello, en los documentos provincialistas por lo general se menciona el término "habitante" del territorio y no el de "ciudadano". Esta situación era considerada humillante y con influencias incluso en la vida económica por cuanto "ahoga toda iniciativa, consume todo esfuerzo y aún anula en gran parte la condición productora del territorio", como se lamentaba una proclama de la Unión Provincialista. Este derecho de plena ciudadanía se adquiere al vivir en una provincia argentina.
La posibilidad de ser provincia brindaba a los autonomistas la idea de tener un eje aglutinador, un gobierno propio, que evite las tendencias al desmembramiento del territorio que se producían al entrar el sur en el radio de succión económica de Bahía Blanca y al tener el norte relaciones comerciales -y por lo tanto humanas- más frecuentes con sus vecinos de otros estados que sí eran provincias.

La Provincia de La Pampa es uno de los estados más jóvenes de la República Argentina, ya que accedió al reconocimiento político en 1952.
Se ubica en el centro del país, absorbiendo las últimas caracterizaciones de la pampa húmeda bonaerense -al extremo noreste- y los signos distintivos de la Patagonia, en la mayor parte del resto del territorio, configurando una bisagra geográfica que la acción de los pampeanos transforma en un puente solidario de integración de nuestro país.
Tiene una superficie de 143.440 km2, que representa el 6% del total nacional y una población de alrededor de 300 mil habitantes, según el Censo 2001, en crecimiento paulatino, revirtiendo un proceso expulsor de población, que caracterizó su territorio en décadas pasadas.
A partir de su capital Santa Rosa, las distancias a los centros importantes del país son las siguientes:
•Buenos Aires 607 km.,
•Rosario 608 km.,
•Córdoba 610 km.,
•Mendoza 800 km.,
•Bahía Blanca 327 km.,
•Viedma 602 km.,
•Neuquén 534 km.

Su situación geográfica redunda en una serie de ventajas
•Tiene una posición estratégica con respecto al resto de las provincias y a los grandes puertos que relacionan al país con el continente americano y el mundo. Esta favorable posición le permite a la Provincia estar en contacto permanente con los mercados más importantes y desarrollar una comunicación fluida y un intercambio comercial y cultural constante con las provincias del norte, los oasis cuyanos, el resto de la Patagonia y el litoral atlántico.
•Como puerta de la Patagonia argentina ha consolidado un proceso de integración, trazando vínculos para conformar una unidad regional definitiva. El proceso de integración regional culmina en la cumbre de Gobernadores Patagónicos, realizada en Santa Rosa, el 26 de Junio de 1996, cuando se logra el primer acuerdo avalado por la reforma de la Constitución.

Clima
La provincia de La Pampa integra el dominio de los climas templados y semiáridos.
En el sector nororiental del territorio se registran los mejores niveles de precipitación, existiendo también buenos suelos y temperaturas agradables que han permitido el asentamiento de la mayor parte de la población con el mayor desarrollo productivo.
Hacia el oeste y sudoeste, disminuye el nivel de precipitaciones y calidad de los suelos, siendo las amplitudes térmicas muy pronunciadas, típicas de los climas continentales.
Las condiciones rigurosas del medio se acentúan en el extremo oeste, donde sólo es posible la ganadería de cría intensiva, la agricultura bajo riego y la actividad minera.
 

Barrios

Seleccione una letra del Alfabeto

Voy a tener suerte

Introduzca un Nombre

Localidades

Seleccione una Localidad del Listado

CallesdeLaRioja.com.ar | La Rioja | Argentina

Diseño y hosting: Luis Vilte