La Rioja, Lunes 26 de Junio de 2017

La Rioja

Calles

Seleccione una letra del Alfabeto

Tuyutí

Descripción:

Clasificación:
Sentido:
Límites:
Barrio:
Legislación:

Reseña:

La 1ª Batalla de Tuyutí tuvo lugar el 24 de mayo de 1866 en los pantanos circundantes del lago Tuyutí, en territorio del Paraguay.
Es considerada por los historiadores militares como una de las más importantes batallas de la Guerra de la Triple Alianza (1864-1865), la mayor y más sangrienta en la historia de América del Sur, habiendo confrontado efectivos del Ejército del Paraguay y fuerzas de la Triple Alianza.

El escenario
Después de las batallas de Paso de la Patria y de Estero Bellaco (2 de mayo), las fuerzas aliadas, al mando del argentino Bartolomé Mitre avanzaban cautelosamente en territorio enemigo desconocido, una vez que no había mapas confiables sobre el terreno. Del mismo modo, no se disponía de informaciones sobre los efectivos y la disposición de las fuerzas enemigas.
La cautela de Mitre entraba en conflicto con las diposiciones de los comandantes de las fuerzas brasileñas, que pugnaban por mayor rapidez en el avance, comprendiendo que la lentitud era peligrosa para la moral de los soldados, y comprometedora para el prestigio que las tropas en marcha tenían ante el enemigo.

La batalla
De acuerdo con el testimonio de George Thompson, un inglés que luchó como oficial en el Ejército paraguayo, Francisco Solano López confiaba en que, en ese momento, una victoria pudiera empujar al enemigo de vuelta al río Paraná, decidiendo la guerra a su favor. Sus oficiales, al contrario, parecían excépticos en cuanto a la posibilidad de batir un enemigo más numeroso, en un terreno más adecuado a la defensa, una vez que los aliados acamparon en los pantanos alrededor del lago Tuyutí. Sin considerar esas ponderaciones en contra, López reunió el mayor contingente de tropas que conseguió, aprontandolas para el ataque.
La batalla se inició cerca de las 11 horas, extendiéndose por seis horas. El efectivo paraguayo atacó, distribuido en tres columnas: la del centro, con un poco más de cinco mil hombres, se lanzó sobre la vanguardia aliada, compuesta por tres batallones uruguayos y más unidades de refuerzo brasileñas. Las alas, cada una con cerca de nueve mil hombres, intentaron realizar una maniobra de cerco sobre el Ejército Imperial brasileño (a la izquierda) y el Ejército Argentino (a la derecha) en los flancos del campamento aliado.
Para los aliados hubo sorpresa, confusión, ausencia del comandante en jefe (general Mitre), imprevisión; riesgo de derrota en varios momentos de la lucha. Sim embargo, con el recrudecimiento de los combates y la iniciativa de los diversos escalones (compañías, batallones, regimientos y brigadas) - al poco tiempo la batalla adquiere personalidad propia y se transforma de cuasi derrota en expresiva victoria, en la medida en que se agiganta la figura del general Manuel Luís Osório, interviniendo directamente en la lucha.
La estrategia paraguaya fue bastante efectiva en el inicio del conflicto: los cerca de 24 mil soldados, comandados por los coroneles Marcó, Rojas, Días y Barrios, atacaron, primero, a las fuerzas uruguayas comandadas por Venancio Flores, el presidente del país. Fueron diezmados tres batallones uruguayos. Después, fue el turno de los argentinos, comandados por el general Bartolomé Mitre, que por medio de formaciones en cuadro rechazaron las cargas de caballería.
También, al tiempo de los brasileños, comandados por el general Francês Emílio Luís Mallet, la poderosa caballería paraguaya llegó a 50 metros de las tropas brasileñas, pero delante había un foso, que el general mandara cavar, y el fuego de la artillería diezmó a los jinetes, que intentaron una carga desesperada contra las fuerzas imperiales, siendo rechazadas.
Las intenciones de López eran cortar el ejército aliado al medio usando la caballería, pero sus intenciones fueron frustradas por la artillería brasileña, comandada por el general Mallety y por las formaciones en cuadro de los Regimientos de Infantería argentinos.
Según relato del alférez (y futuro general) brasileño Dionisio Cerqueira:

Los batallones avanzaban; la artillería rugía rápida, al revolver; era un contínuo tronar. Parecía una tempestad. Cornetas tocaban a carga; lanzas se enristaban, cruzabanse bayonetas, rasgavanse los cuerpos saludables de los héroes; espadas blandidas a dos manos, como los montantes en los pares de Carlos Magno, abrían craneos, cortaban brazos, picaban cabezas.
Es un buen retrato de la desesperación y la barbarie que fue la Batalla de Tuyutí.

Consecuencias
La batalla culminó con una expresiva victoria de los aliados. Las evaluaciones sobre las pérdidas varían de fuente en fuente, pero todas son acordes y enfáticas en presentar Tuyutí como un túmulo para el Ejército paraguayo. Sus pérdidas estimadas fueron de seis mil hombres, entre oficiales y soldados; los heridos y capturados ascendieron a más de seis mil hombres. Algunas unidades, como el Batallón 40, fueron aniquiladas.
Entre los aliados, las pérdidas estimadas pasaban los cuatro mil hombres. En el Ejército Brasileño se contaban entre 719 y 736 muertos, además de 2.292 heridos. Entre los muertos se encontraba el general Antônio de Sampaio, comandante de la 3a. Divisão de Infantaria. Las bajas en el Ejército Argentino se elevaron a 126 muertos y 480 heridos. Las del Uruguay, a 133 muertos y 299 heridos.
Al final de la batalla los aliados aún poseían una fuerza de combate, al contrario de López que, de allí en adelante, nunca más consiguió reunir una fuerza de aquella magnitud para combatir.
Con la victoria, las tropas aliadas se establecieron firmemente en territorio enemigo.
Desde entonces, sin condiciones humanas para batir en campo abierto, a Solano López restaba resistir atrincherado en las fortificaciones (Fortaleza de Curupaytí y Fortaleza de Humaitá) con la esperanza de poder desgastar a las fuerzas enemigas.
 

Barrios

Seleccione una letra del Alfabeto

Voy a tener suerte

Introduzca un Nombre

Localidades

Seleccione una Localidad del Listado

CallesdeLaRioja.com.ar | La Rioja | Argentina

Diseño y hosting: Luis Vilte